Archive for 6 septiembre 2016

LA IMPORTANCIA DE LOS ESTIRAMIENTOS: esternocleidomastoideo (mastoi qué…?). PARTE 2: YOGA Y CALIDAD DE VIDA.

septiembre 6, 2016

Pasa el tiempo y pasa para todos.

Desde que tenemos 20 y hasta los 40 años, podríamos decir, que casi todo va bien. Hacemos ejercicio y, a no ser que hagamos un poco “el bruto”, nos encontramos bien. Como mucho, las típicas agujetas después de no haber ejercitado durante un tiempo .

Pero claro, como decía, el tiempo pasa para todo el mundo….

¿Qué sucede ahora, cuando al hacer ciertos ejercicios, mi cuerpo se queda agarrotado? ¿O me ha dado un “tirón muscular” en la espalda? ¿O siento que me duele la zona lumbar, más que antes de hacer ejercicio? ¿Por qué me duele ahora la cadera, si nunca antes había padecido este dolor? Y muchas otras preguntas y sorpresas que nos podemos encontrar a partir de los ….. podríamos decir, 50 años?? (Lo dejo como interrogante, pues no hay una edad fija, cada persona es un mundo).

Aparte de asegurarnos de que estamos realizando bien todos los movimientos al hacer cualquier ejercicio (que no es poco!, por favor, cerciórate con un profesor o entrenador personal, de que haces bien tu trabajo), también es cierto que hemos de tomar ciertas precauciones con nuestro cuerpo a medida que pasa el tiempo y ya no tenemos 18 años. Yo lo diría así, en plan educado y sencillo: “Hemos de pedirle permiso a nuestro cuerpo“. Sí Señor! Eso quería decir!

Creo que llega un momento en el que (por si no lo hemos hecho antes….) el propio cuerpo nos ayuda a tomar conciencia de nosotros mismos. Ahora, ante la sorpresa de “esta molestia en la espalda” transformada en dolor, somos conscientes de que existe nuestra espalda!”, sí, tenemos un cuerpo!, al que sometemos a distintas tensiones diarias con muchísimas formas posturales incorrectas, respiración incorrecta,  que sumado al estrés laboral, pocas horas de sueño o descanso y/o varios etcéteras más, se vuelven un cóctel explosivo. Además de todo ello, recibimos las consecuencias de haber hecho todo eso durante muchos años, como cargar a nuestra columna con exceso de peso; al no respirar adecuadamente, dejamos sin oxígeno suficiente a células y músculos del cuerpo durante demasiado tiempo; y por si fuera poco, parece que la moda que se ha impuesto como solución es ¡nos vamos a hacer footing! O nos vamos al gimnasio, “a machacarnos” y a “desestresarnos”……

Es hora de que nos preguntemos: ¿crees que eres de acero??. No, no somos robots. Somos humanos, nuestro maravilloso cuerpo suave y tierno, está respondiendo al “mal trato” recibido durante muchos años, con quejas abiertas; ya no se queda callado, literalmente “NOS HABLA” y lo hace enfadado! . Te da un tirón muscular en el trapecio, que no puedes ni coger un boli y mucho menos, un “mouse” para el ordenador (de lo peor que hay por cierto, coger una mouse durante horas y horas!).

Entonces vamos al fisioterapeuta, creyendo que los fisios son DIOS y podrán arreglárnoslo todo, en una sola sesión. Y claro, empiezan a decirnos palabras del tipo: trapecio, escápula, oblicuos, deltoides y horror!: Esternocleidomastoideo! Por Dios! ¿Qué significa todo esto??? (Mis reverencias a mis amigos los fisios, al final todos vamos a parar a ellos, cuando ya no sabemos qué hacer. Pero debemos ayudarles a ellos, ayudándonos a nosotros primero!).

fotoaitor14

(Os dejo esta espalda con los nombres de algunos músculos para que vayáis descubriendo cómo es vuestro cuerpo).

Pues bien, trataré de ayudaros un poco a saber lo que está pasando: el cuerpo se resiente de haber sido “ofendido” durante X años, a menudo, demasiado tiempo, o lo suficiente como para que diga ¡basta!. Por eso, hemos de ayudarnos: aprende a respetar al máximo los estiramientos antes y, sobre todo, después de hacer ejercicio. Debemos RESPIRAR mientras hacemos deporte o yoga o footing o cualquier otro ejercicio. Sí, he dicho bien, RESPIRAR, porque respiramos lo justo para vivir, no usamos nuestra capacidad pulmonar en toda su capacidad, en absoluto. Y lo que es más, deberíamos dedicar un mínimo de tiempo cada día, aunque sólo sean unos minutos,  a cerrar los ojos, respirar plenamente, tener conciencia de nuestro cuerpo. Aprender a relajar toda nuestra musculatura y, de camino, también nuestra mente.

Inevitablemente, y aunque ahora mismo soy una asidua del gimnasio, todos estos razonamientos solo me llevan a una parte: el YOGA, por EXCELENCIA. Para mí, el Yoga es el principio y el fin. El Yoga nos enseña a ser conscientes de que existimos, tanto en pensamiento como en cuerpo, también en espíritu. Nos ayuda a cuidarnos como una unidad, no como partes separadas, sino que cada una afecta a la otra. Por ello, debemos cuidar nuestro cuerpo, que es nuestro templo, respetarlo, pedirle permiso al ejecutar ejercicio, prepararlo antes y mimarlo después.

Solo después de todo esto, podremos estar más tranquilos y evitar los sustos y las lesiones que vienen, por hacer deporte por encima de nuestras posibilidades o por no prestar la suficiente atención a nuestro cuerpo.

Bienvenidos 50, 60, 70, 80 años….. para todos ellos, el ejercicio se puede practicar. Y, por supuesto, el YOGA también y mucho mejor entonces, ya que vendrá avalado por una amplia experiencia de la vida!

Ánimo y a TRATAROS BIEN! (no a machacaros!)

46_2yogamejoratuvida

 

Anuncios