Archive for 13 julio 2009

NUDOS INTERNOS versus TRANSFORMACIONES EXTERNAS.

julio 13, 2009

El experto en meditación Thich Nhat Hanh nos habla de las “formaciones internas” y nos explica que podemos llamarlas también “ataduras”  o “nudos”. Esto ocurre cuando nuestro modo de percibir las cosas no son “reales” y de esta forma atamos nudos en nuestro interior. Por ejemplo, en el trabajo esperábamos un ascenso después de nuestro esfuerzo realizado este último año; pero cuando ha llegado el momento, la dirección o nuestro jefe ha decidido que el lugar “deseado por nosotros” se lo da a nuestro compañero de mesa. ¿Cómo reaccionamos entonces? ¿¿Te sientes tan enfadado como el bebé de la foto??

bebé enfadado

Según explica Thich Nhat Hanh, cuando nos enfadamos, se crea un nudo en nuestras entrañas. No es malo que aparezcan emociones en nosotros, el poder de ellas está en saber “transformarlas”. Porque no se trata de ser inmune o de no sentir nunca rabia, dolor, tristeza, ira, etc. sino que se trata de TRANSFORMAR esas emociones; palabrá mágica ésta, si la comparamos con la ENERGÍA, que no se crea ni se destruye, sino que se TRANSFORMA…¡qué coincidencia!

Lo que solemos hacer cuando aparecen esas emociones citadas en el párrafo anterior, es reprimirlas, esconderlas, aislarlas en lugares remotos de nuestra mente, subconsciente, conciencia, etc. pensando que así, las “olvidamos”. Quizá actuemos como se espera de nosotros que lo hagamos, no como querríamos hacerlo realmente. Entonces no solo no olvidamos, sino, lo que es peor, posiblemente afloren en el momento más inoportuno, en cualquier instante… Todo esto porque no las hemos TRANSFORMADO y, por supuesto, con la ayuda de nuestra herramienta estrella: nuestra mente especulativa y racional (recordar el mono del que hablábamos en este blog en el artículo YOGA CHITTA VRITTI NIRODHA).

¿Qué hacer para evitar esto? Primero de todo, ser CONSCIENTE de que nos están empezando a ocurrir estas formaciones internas (para entendernos, podríamos decir, que notamos que nos estamos poniendo tensos, irritables, criticones, negativos…) Practicar la respiración concentrada nos llevará a la concentración y entonces podremos acceder a algunos de estos nudos que se atan dentro de nosotros. Y preguntarnos: “¿por qué me siento mal cuando creo no recibir lo que merezco? ¿por qué me siento mal cuando alguien (o una persona concreta) me dice esto? ¿por qué contesto así? ¿por qué se me encoge el corazón cuando oigo ciertas cosas (o cosas sobre alguien)? ¿por qué siento rabia, celos, ira…? ¿por qué en vez de ir a hablar con mi jefe, me enfado y empiezo a pensar mal de él? ¿por qué no me planteo la posibilidad de que quizá haya sido lo mejor para mí que esto no haya sucedido ?¿por qué, por qué…?” Y analizarte sin miedo, dedícate el tiempo que necesites a contestarte. Quizá encuentres experiencias del pasado que afecten a tu emoción ahora. Posiblemente descubras que es por el mismo motivo, no transformaste aquello cuando debías. No te sientas culpable en absoluto por esto, quizá nadie te había explicado esto antes. Alégrate por este nuevo descubrimiento.

A continuación, toma la costumbre de estar atento a cada momento, trata de ser consciente de lo que ocurre con tus sentimientos, percepciones, etc. en cuanto aparezcan y no dejes que esos nudos echen raíz dentro de ti. Qué emocionante adentrarte en tu interior ¿no te parece? Así podremos acabar cualquier cosa que empecemos y sobre todo, aprender a transformar con el poder que tenemos dentro de nosotros, para acabar sonriendo como este otro bebé…bebe-sonriendo-150x150

Seamos asertivos, analicemos nuestras emociones y transformémolas en algo positivo, alegre, creativo… TRANSFÓRMATE EXTERNAMENTE en lo que realmente quieres ser.

sandra_sole@hotmail.com

Anuncios