Archive for 26/05/09

SURYA NAMASKAR (SALUDO AL SOL).

mayo 26, 2009

El Saludo al Sol es una cadena de 12 movimientos de la espina dorsal, en los que inclinamos la columna vertebral hacia delante y hacia atrás alternadamente, enlazando cada posición con una respiración profunda y consciente.

Cada uno de ellos por separado es una “asana” distinta. Habitualmente al hacer extensión, inspiramos y al hacer flexión, espiramos. En la Salutación clásica, solo hay un momento de “retención” en la respiración, aunque si incluimos variantes, podemos añadir más de una retención en la cadena de movimientos. Todo dependerá del grado de práctica que tengamos y del nivel de dificultad que busquemos.

Existen distintas variantes en esta rueda de movimientos (depende tambíén de la escuela y del profesor) que, en mi opinión, casi siempre la suelen enriquecer y hacer más bella, con un ritmo armonizado de movimiento y respiración, que la hace única.

12 Movimientos Saludo Sol

Detallo brevemente varios beneficios de su práctica diaria:

  • Reduce la grasa abdominal.
  • Flexibiliza la columna vertebral, los brazos y las piernas.
  • Aumenta la capacidad cardio-respiratoria y la resistencia al cansancio.
  • Disminuye la tensión muscular, incrementa la movilidad en las articulaciones.
  • Ayuda a recuperar la elasticidad perdida.
  • Prepara al cuerpo de una forma ideal para la práctica de asanas posteriores.

El nombre de Saludo al Sol (en sánscrito Surya Namaskar) deriva de su práctica por la mañana mirando al Sol. Para los hindúes el sol simboliza la salud y la longevidad. Nosotros lo practicamos cuando podemos durante el día, pero si lo hacemos al levantarnos por la mañana, nos irá genial porque flexibilizará nuestra espalda y columna vertebral, después de la noche de descanso. Además, nos ayudará mentalmente a enfrentarnos al día de trabajo de una manera más positiva y con más energía.

En principio, este ejercicio es apto para todas las edades, tan solo dependiendo de nuestro estado físico y flexibilidad, lo adaptaremos a nuestras circunstancias. Como mínimo deberíamos dar dos vueltas completas, pero si con una sentimos que es suficiente, podemos dejarlo así para empezar, es cuestión de sentido común. Una vuelta completa consiste en una vuelta de todos los movimientos con la pierna derecha primero y otra vuelta con la pierna izquierda, en los movimientos 4 y 9. Para asegurarnos de la forma precisa de realizar los movimientos lo ideal es que alguien con suficiente experiencia en yoga nos los pueda mostrar, inclusive la respiración que corresponde a cada movimiento.

Pero básicamente es un ejercicio sencillo que prácticamente todos podemos realizar sin mayor problema. Por ello, os animo a practicarlo siempre que podáis y ver por vosotros mismos los excelentes resultados que sentís en vuestro cuerpo y mente.

sandra_sole@hotmail.com

 

Anuncios