Archive for 26 mayo 2009

SURYA NAMASKAR (SALUDO AL SOL).

mayo 26, 2009

El Saludo al Sol es una cadena de 12 movimientos de la espina dorsal, en los que inclinamos la columna vertebral hacia delante y hacia atrás alternadamente, enlazando cada posición con una respiración profunda y consciente.

Cada uno de ellos por separado es una “asana” distinta. Habitualmente al hacer extensión, inspiramos y al hacer flexión, espiramos. En la Salutación clásica, solo hay un momento de “retención” en la respiración, aunque si incluimos variantes, podemos añadir más de una retención en la cadena de movimientos. Todo dependerá del grado de práctica que tengamos y del nivel de dificultad que busquemos.

Existen distintas variantes en esta rueda de movimientos (depende tambíén de la escuela y del profesor) que, en mi opinión, casi siempre la suelen enriquecer y hacer más bella, con un ritmo armonizado de movimiento y respiración, que la hace única.

12 Movimientos Saludo Sol

Detallo brevemente varios beneficios de su práctica diaria:

  • Reduce la grasa abdominal.
  • Flexibiliza la columna vertebral, los brazos y las piernas.
  • Aumenta la capacidad cardio-respiratoria y la resistencia al cansancio.
  • Disminuye la tensión muscular, incrementa la movilidad en las articulaciones.
  • Ayuda a recuperar la elasticidad perdida.
  • Prepara al cuerpo de una forma ideal para la práctica de asanas posteriores.

El nombre de Saludo al Sol (en sánscrito Surya Namaskar) deriva de su práctica por la mañana mirando al Sol. Para los hindúes el sol simboliza la salud y la longevidad. Nosotros lo practicamos cuando podemos durante el día, pero si lo hacemos al levantarnos por la mañana, nos irá genial porque flexibilizará nuestra espalda y columna vertebral, después de la noche de descanso. Además, nos ayudará mentalmente a enfrentarnos al día de trabajo de una manera más positiva y con más energía.

En principio, este ejercicio es apto para todas las edades, tan solo dependiendo de nuestro estado físico y flexibilidad, lo adaptaremos a nuestras circunstancias. Como mínimo deberíamos dar dos vueltas completas, pero si con una sentimos que es suficiente, podemos dejarlo así para empezar, es cuestión de sentido común. Una vuelta completa consiste en una vuelta de todos los movimientos con la pierna derecha primero y otra vuelta con la pierna izquierda, en los movimientos 4 y 9. Para asegurarnos de la forma precisa de realizar los movimientos lo ideal es que alguien con suficiente experiencia en yoga nos los pueda mostrar, inclusive la respiración que corresponde a cada movimiento.

Pero básicamente es un ejercicio sencillo que prácticamente todos podemos realizar sin mayor problema. Por ello, os animo a practicarlo siempre que podáis y ver por vosotros mismos los excelentes resultados que sentís en vuestro cuerpo y mente.

sandra_sole@hotmail.com

 

Anuncios

TU MÉDULA ESPINAL Y CÓMO DARLE LAS GRACIAS.

mayo 20, 2009

Como aspirantes a profesores de yoga, forma parte de nuestra formación tener conocimientos básicos de Anatomía (junto con la Filosofía de artículos anteriores), además de Ayurveda, Yoga Mental, Pranayama y por supuesto, detalles de las Asanas de yoga con sus beneficios y posibles inconvenientes.

Me gustaría hacer hincapié en un pequeño detalle de la médula espinal…

¿Dónde la ubicamos? El Sistema Nervioso está dividido en dos: Sistema Nervioso Central (SNC) y Sistema Nervioso Periférico (SNP). El Sistema Nervioso Central está formado por el encéfalo y la médula espinal (más incorrectamente “cerebro” y “columna vertebral”). La diferencia es que cuando decimos “encéfalo” abarcamos mucho más: los dos hemisferios cerebrales, el tálamo, el hipotálamo, el puente, el bulbo raquídeo…

Pero me gustaría dar una pincelada de la médula espinal: está dentro de la columna vertebral y protegida por ella, tiene una forma redondeada y el grosor de tu dedo meñique, aproximadamente. En ella se insertan los nervios espinales y podemos decir que está dividida en 3 segmentos: el cervical, el torácico y el lumbar. El grosor de la médula espinal varía según el segmento en el que esté; así, es más gruesa en la cervical y en la lumbar porque necesitamos refuerzo en estas zonas para que los nervios enlazen los brazos y las piernas. También, la médula espinal es más corta que la columna vertebral. Acaba más o menos en la zona lumbar y a partir de ahí hasta el sacro forma lo que se llama “cola de caballo”, que son una serie de nervios con una forma más o menos como ésta.

Medula espinal 3

“Gracias médula espinal” que recibes sensaciones neuronales lejanas desde los órganos, las extremidades, las procesas y haces que reaccionemos adecuadamente; también gracias por ayudarnos a actuar con “reflejos” y reacciones inmediatas a algo exterior que nos pueda perjudicar (si nos quemamos, nos pinchamos, si tenemos que huir, etc), por enviar las órdenes necesarias para que nuestros músculos y esqueleto se muevan, gracias por transmitir información básica del tipo “siento frío, hambre, sed, deseo sexual…”, por ayudarnos a hacer cualquier movimiento como levantar los brazos, andar, pestañear, reír, etc.  Y todo esto, dicho así, en pocas palabras, como si fuera una cosa sencilla, fácil, como si supiéramos que siempre va a ser así… hasta que un día algo nos duele, nos falla, no reacciona como siempre lo ha hecho. Y entonces, ¿qué hacemos?

Hay varias posibles soluciones: practicar ejercicio (y desde luego mucho yoga) antes de que un día notemos que apenas podemos movernos; pensar en positivo; aprender a respirar bien (inspirar y espirar tomándonos nuestro tiempo, inspiraciones y espiraciones largas y lentas); sentarnos a meditar (o mejor dicho, a intentarlo… podemos aprender a relajarnos respirando con consciencia) y vigilar lo que comemos (repasar artículo de este blog “Pequeños grandes cambios-efecto mariposa”).

Sé agradecido con tu médula espinal y con tu cuerpo entero. Pasad feliz día…

sandra_sole@hotmail.com

“YOGA CHITTA VRITTI NIRODHA”

mayo 15, 2009

“Yoga Chitta Vritti Nirodha” = “Yoga es el cese de las fluctuaciones de la mente” (Yoga Sutras de Patañjali). Hay una pequeña explicación en inglés que me parece correcto dejar tal cual, sobre el Yoga Chitta Vritti Nirodha, es ésta:

“In this sutra, Patañjali defines yoga and means: Yoga is the individual discipline that leads to the cessation of the fluctuations of the mind. When this happens then the Seer is revealed, resting in its own essential nature, and one realizes the True Self. By studying the nature of the mind, we understand that we are not our thoughts. We can see that something much more vibrant, steady and joyous exists beyond the mind that is molded from our conditioning and habits”.

Patañjali describe el quinto paso de Ashtanga o Raja Yoga como “Pratyahara”, es breve pero muy conciso: “Pratyahara es el estado en que los cinco sentidos son uno con la mente”. Los sentidos los necesitamos para vivir y comunicarnos (ojos, habla, olfato, oído, sentido) pero también pueden llevarnos a un estado de dispersión y perder la concentración. Hoy en día, interesa mucho esta dispersión, ahí tenemos el mundo comercial con la lluvia de la publicidad. Como muestra la expresión: “Me entró por los ojos”…

Dice Swami Vivekananda sobre Pratyahara que significa “reunirla hacia”, refrenando el poder de ir hacia afuera de la mente. ¿Conocéis la fábula del mono enloquecido?… dice así:

“Había un mono, inquieto y movedizo por su propia naturaleza, como todos los monos. Como si esto no fuera suficiente, alguien le hizo tomar vino a discreción, de modo que se puso aun más intranquilo. Luego un escorpión picó al mono. Cuando un hombre es picado por un escorpión ¡salta durante todo el día!; el pobre mono estaba peor que nunca. Para completar su infortunio, un demonio lo poseyó. ¿Qué palabras usar para describir la intranquilidad del mono, saltando y moviéndose incontroladamente de un lado para otro? La mente humana es semejante a ese mono, incesantemente activa por su naturaleza; luego viene la borrachera por el vino de los deseos y así aumenta su turbulencia. Después que los deseos la han poseído, viene la picadura del escorpión de los celos por el éxito de los demás y por último el demonio del orgullo entra en la mente, haciéndola creer que es muy importante. ¡Qué tremendamente duro es controlar una mente así!”

Lo primero que ayuda a tranquilizar un estado así es sentarse un tiempo y dejar que la mente haga lo que quiera… Hasta que no sepamos qué hace nuestra mente, no podremos controlarla. Suelta las riendas y quédate atónito con los pensamientos que llegarán. Después, trata de mantener la mente en un punto, por ejemplo, fuerza a la mente a sentir ciertas partes del cuerpo con exclusión de otras.

Pues bien, estos dos pasos mencionados atrás son Pratyahara y Dharana (concentración), ambos previos al estado de meditación (Dhyana). En el párrafo anterior se han resumido en breves líneas, pero ni mucho menos es algo que se consiga fácilmente. La mayoría de ocasiones requiere una gran disciplina continua y un tiempo indeterminado. Nuestro tesón es, a pesar de todo, sentarnos a meditar. Pues lo que sí sabemos es que, aunque solo lo intentemos, a cambio es seguro que obtenemos calma, serenidad, sosiego y claridad mental.

Por otra parte, nuestra medicina ha podido confirmar los efectos que la meditación ejerce sobre nuestro cerebro: aumenta las ondas cerebrales que solo se alcanzan antes de dormir, reduce la frecuencia cardíaca, respiratoria y la tensión arterial, aumenta la producción de serotonina (neurotransmisor cuyo déficit está asociado a la depresión), crea un estado afectivo positivo y disminuye la ansiedad… ¡por no citar más! Sin duda, vale la pena probarlo.

sandra_sole@hotmail.com

gita-125 Meditando en cin mudra

BHAGAVAD GITA, PARTE II

mayo 10, 2009

Siguiendo con la Bhagavad Gita, me ha parecido interesante añadir un par de cosas más, en referencia a opiniones recibidas y como ampliación de mi pequeño texto anterior:

La palabra DHARMA en sánscrito tiene como raíz las letras “dhr” que literalmente significan “sostener, mantener”. El Dharma es considerado como la ley que mantiene o sostiene el orden del mundo. Esta idea se basa en una noción fundamental del hinduismo, SANATANA DHARMA, la Ley Eterna. Así, Dharma se entiende como la naturaleza profunda del hombre y de las cosas; no es una cosa exterior, una cosa que se deba aprender o seguir de forma sistemática, sino la naturaleza interior de desarrollo y, por supuesto, distinta en cada ser humano.

La palabra KARMA no se entiende como algo inexorablemente ligado a nuestro destino, imposible de cambiar, inmodificable, etc. De hecho, Karma es un acto volitivo, propio del libre albedrío en cada uno de nosotros. Eso sí, quizá debamos entender que somos libres de nuestros actos, pero no de las consecuencias de estos actos. Es decir, tenemos una probabilidad entre varias y escogemos una de ellas con sus consecuencias, las cuales, en cierta manera, no podemos evitar, pues se derivan de la decisión que hemos tomado. Si hubiéramos tomado otra decisión, a continuación se hubieran dado otros hechos, otras consecuencias, otros resultados.

Por eso, en la Bhagavad Gita se habla de que lo que importa no es el hecho o acto en sí, sino, la INTENCIÓN al hacerlo, el estado mental que nos impulsa a obrar de una forma determinada y no de otra. El acto en sí mismo, es neutral (Bhagavad Gita <en adelante B.G.> Capítulo 3, versículo 17: “Pero para el hombre que se deleita en Atman, está contento en Atman y está satisfecho solamente en Atman, las acciones no existen” (Atman=alma, esencia).

Solo hablar del tema y automáticamente llegan a mi mente distintas preguntas, del tipo: ¿Es realmente libre el ser humano? ¿Podemos decidir algo sin afectar a nadie ni a nada? ¿Está nuestro futuro (inmediato) en nuestra mano? ¿Qué poder tiene realmente la INTENCIÓN? ¿Os suena la frase “con premeditación y alevosía”? …

B.G. Capítulo 3, versículo 33: “Aun el hombre sabio actúa de acuerdo a su naturaleza; todas las criaturas siguen su propia naturaleza, ¿de qué sirve reprimirla?”. Gandhi explica sobre este versículo: “La verdad es que no conocemos nuestra naturaleza, pues los hábitos no son la naturaleza. Progreso, no decadencia; ascenso y no descenso es la naturaleza del alma y, por lo tanto, toda amenaza de decadencia o descenso debe ser resistida”.

B.G. Cap. 3, vers. 35: “Es mejor cumplir el propio deber (Dharma) aunque sea sin méritos, que el deber de otro aunque sea perfecto; es mejor morir cumpliendo su propio deber; es peligroso seguir el deber de otro”. ¿Cuál es tu Dharma, tu “deber”, tu felicidad, tu camino, tu piedra filosofal…? ¡Ve tras ella!

sandra_sole@hotmail.com

gita-106 Hermosa princesa india