BHAGAVAD GITA

La Bhagavad Gita (con artículo en femenino) son unas escrituras hindúes que forman parte del Mahabhárata. Este libro (clave de la cultura hindú y básico en la formación del yoga en nuestro país) consta de 700 versos dentro de los más de 150.000 que hay en el Mahabhárata y narra principalmente la epopeya de dos clanes familiares que pertenecen a la realeza.  Estos versos utilizan metáforas y están escritos en una forma poética que es cantada tradicionalmente. Así, está de acuerdo con la forma de pensar india respecto a  lo escrito, teniendo en cuenta el clima y la cultura de este país, el papel es demasiado efímero y puede caer fácilmente en el olvido pues los libros envejecen y se pueden quemar, mojar, etc…. de alguna manera, sencillamente perder. Es mejor la cultura oída (Sruti, “lo oído”), de padres a hijos, de maestros a discípulos, por eso, para evitar que desaparezca, se aprenden de memoria recitándose mediante canciones (una buena forma de memorizar, por hacer una comparación occidental ¿alguien recuerda el aprendizaje de las tablas de multiplicar “tarareándolas”?)

Si dejamos aparte las anécdotas, leyendas, episodios y diferencias entre estas dos familias y nos centramos más en la parte del Bhagavad Gita, ¿qué podemos aprender y sacar en claro para nosotros hoy en día de esta lectura?

El momento de la Bhagavad Gita ocurre justo antes del comienzo del combate. Ambas familias se encuentran en el campo de batalla con sus soldados, caballos, carros de guerra… En esta batalla a punto de comenzar entramos en el simbolismo filosófico y todos los personajes están representando alguna cosa (como con Platón y el hombre que dirige un carro alado tirado por dos caballos). Arjuna debe dar la señal de comienzo, pero entonces duda porque, al fin y al cabo, los que tiene enfrente son su propia familia y maestros. En nuestro caso, Arjuna representa la decepción y el desaliento, un momento de nuestra existencia en el que nos planteamos qué estamos haciendo con nuestra vida, si lo que hacemos es realmente lo que queremos, un momento de duda, de incertidumbre; despierta una lucha interna y en cierto modo,  presiente que algo dentro de él mismo debe romperse para seguir adelante. Pero Arjuna necesita una ayuda, un empujón…

bhagavad-gita32

En este momento entra en acción Krishna, auriga de Arjuna. Esta representación es clave, simboliza el maestro, el guía, el consejero, el combatiente verdadero. Krishna muestra a Arjuna que debe tomar acción y dejar de temblar, Krishna es el instigador del movimiento, el que genera el acto de creer en nosotros mismos, muestra el hecho de no mirar atrás. Filosóficamente hablando, es la sabiduría encarnada que inicia al discípulo Arjuna, mostrándole que él es un guerrero y su sino es actuar, no quedarse quieto.

El campo de batalla representa nuestro propio cuerpo, el adversario es nuestra parte interna que lucha, la Bhagavad Gita no es tan solo una batalla, detrás hay un profundo mensaje. Habla de nuestro Dharma, asociado con nuestro Karma: Dharma es la acción justa, lo correcto en cada momento, un acto que no tiene tanta relación con la acción misma, sino con la intención en la acción. Resumiendo, Dharma es lo que tú tienes que hacer, ir a tu propia naturaleza esencial, cumplir con tu propósito en la vida (o al menos, acercarte a él todo lo posible).

Karma es la acción adecuada sin esperar nada a cambio, olvidándose del fruto, del resultado, del reconocimiento… hacer lo que está de acuerdo a tu propia esencia, no te preocupa “qué pasará” porque sabes que estás en tu lugar, haciendo lo que tienes que hacer, estás creando, no actuando mecánicamente. Esta labor de cada uno es “personal e intrasferible” (como las tarjetas de crédito). Averigua lo que tienes en tu alma (si no lo sabes todavía, tengo alguna idea que podría ayudarte…) relaja tu mente, escucha tu corazón y hazle caso a él (sandra_sole@hotmail.com).

tn_ta0224-bailando

* Dedico este artículo a los profesores que he tenido el placer de encontrar en mi camino: Esperanza Font, Xavi i Pilar, Quim Altés, Juan Linares y Rosa Mª Marcos.

 

Anuncios

5 comentarios to “BHAGAVAD GITA”

  1. eleternoinsatisfecho Says:

    Es un “mundo” nuevo e increible para mí,intentaré extraer el mayor provecho posible con el fin de mejorar y que mi ¿Karma? deje de ser un desastre:)
    Saludos.

  2. MARTA MARTIN Says:

    Pues leyendo tu entrada me he acordado de dos cosas… Que igual no vienen a cuento… Pero… Una terrible… Ayer en las noticias vi a 4 soldados impresentables, meandose encima de tres cadáveres… Y yo pienso esas personas estan realizando la acción justa, lo correcto en cada momento? Es lo que que tienen que hacer, ese es su propósito en la vida? Sinceramente no entiendo al ser humano… Que bienestar les puede hacer esa falta de respeto… En fin… Y la otra dices que las tarjetas de crédito son intransferibles… Jijiji pues no se yo ayer en el súper cobre a un cliente con la tarjeta del cliente anterior que se le habría olvidado … Y porque me dijo el cliente que esa tarjeta no era suya si no… Jijiji muackkk bonita historia…

    • sandrasolep Says:

      Hola Marta,
      Cuánto me he reído con lo de la tarjeta de crédito en el super, es increíble…. ¿la tarjeta no iba con Pin? ¿O no le pediste el DNI al nuevo cliente? Te pregunto por curiosidad!
      En cuanto a la noticia de los cuatro soldados norteamericanos y su acto con tres cadáveres, es la decepción de ver cuán bajo puede caer el ser humano. Pienso que puede haber varias razones por las que una “persona” haga esas cosas: tener una incultura atroz (esto suele darse en el típico soldado de a pie, no tanto en sus superiores jerárquicos), vivir totalmente en la inconsciencia, lo cual lleva a no saber qué es la empatía (ponerse en el lugar del otro), ser una persona con ninguna o poca base humana y familiar (a menudo, las personas que hacen estas cosas, de pequeños sufrieron abandono, falta de amor maternal y familiar, maltratos físicos y/o psíquicos, violaciones, etc.)……. De entrada, se me ocurren estas razones; lo que sí es cierto es que una persona “corriente” no siente la necesidad de vejar a otras personas con actos así, y menos si ya han fallecido. En resumen, creo que debemos pensar no solo en el acto más vistoso, por decirlo de alguna manera, sino, en las razones que debieron haber originado esa acción.
      Lamentablemente, estas cosas ocurren en este mundo. Pero también hay actos heroicos y llenos de amor de los que debemos hablar y dar publicidad, porque también ocurren cada día.
      Un gran beso, Sandra.

      • MARTA MARTIN Says:

        Vamos por partes… Lo de la tarjeta… Fue que un cliente anterior se dejo la tarjeta delante de la baldía que hay … Yo estuve hablando con otro cliente… Y vi la tarjeta y pensando que era de el… La cogí y ni mire el carnet… Y la pase… Algunas tarjetas pasan directamente por la caja y no necesitan PIn pero hay otras que hay que pasarlas por el datafono y no se unas veces lo pide y otras no…

      • MARTA MARTIN Says:

        Cuando dices que puede haber varias razones… Antes de leerte te digo que no hay ninguna razón por la que un ser humano pueda cometer ese acto tan lamentable… Es bonito que tu pienses que hay cosas bonitas… Pero es que yo pirando en las malas… Porque creo que las cosas bonitas son lo normal que se debería de hacer…
        Y xdxdxdxd tengo la cara llena de besos…!!! Jijiji muackkkkkkkkk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: